¿Cómo fue grabar Inés del Alma Mía durante el estallido social en Chile? - Chilevisión
Click acá para ir directamente al contenido

¿Cómo fue grabar Inés del Alma Mía durante el estallido social en Chile?

La producción de la serie se enfrentó inesperadamente con las movilizaciones ciudadanas a finales de 2019, que alteraron los planes y dificultaron el rodaje.

Viernes 10 de septiembre de 2021 | 16:46

Inés del Alma Mía, la nueva superproducción de RTVE, Boomerang y Chilevisión, cuenta la historia de Inés de Suárez, la importante mujer que fundó la ciudad de Santiago y participó activamente en la conquista de Chile, en el siglo XVI. Basada en el libro homónimo de Isabel Allende, la serie llenará las pantallas de amor, guerra y aventuras.

La época de la conquista fue difícil para todos los involucrados. Como si se tratara de un vaticinio, la producción de Inés del Alma Mía también lo fue. La serie se grabó en España, Perú y Chile, siendo este último el país que más dificultades presentó para el rodaje. Y es que el denominado estallido social coincidió con las grabaciones en locaciones como Santiago, Valdivia o el desierto de Atacama, lo que provocó que el proceso se pospusiera en varias ocasiones. 

El equipo de Boomerang TV, RTVE y Chilevisión debió realizar un gran esfuerzo económico y humano para poder sortear con éxito este levantamiento social. Por ejemplo, el guion debió ser reescrito en algunas ocasiones. “Vivimos uno de los momentos más importantes de la historia de Chile. Estábamos en el centro de la ciudad de Santiago y vivimos un toque de queda”, cuenta Eduardo Noriega —quien interpreta a Pedro de Valdivia— a RTVE.

Jorge Redondo, productor ejecutivo de la serie, relata al mismo medio: “El estallido social puso patas arriba toda la producción. Lo que al principio parecían unas pocas manifestaciones se convirtió rápidamente en un movimiento. Tuvimos que parar toda una semana, porque era imposible ir al rodaje. La ruta 68, que va al aeropuerto y a Valparaíso, estaba totalmente colapsada de manifestantes, camiones y barricadas”.

El toque de queda impuesto por el presidente Sebastián Piñera también alteró el calendario de grabación: “Teníamos que estar a las siete de la tarde en casa y no había salvoconductos, sólo para médicos y medios informativos. Los permisos se renovaban diariamente y era imposible tramitarlos para las 200 personas que formaban nuestro equipo. Ya no había metro, sólo coches de producción, y para que todo el mundo volviese a tiempo había que terminar de rodar a las cuatro de la tarde. Tuvimos que suprimir todas las secuencias nocturnas".

“En Chile nos pilló el estallido social, por lo que perdimos vuelos a Calama y nuestros camiones ya iban en viaje. Esa semana no pudimos grabar y hubo que armar un nuevo plan y rearmas varias cosas: jornadas de grabación, destinos de viaje, entre otras”, explica a Chilevisión Paola Zoccola, jefa de producción.

Sin embargo, las movilizaciones de finales de 2019 no fueron los únicos retos que la producción debió soslayar: la naturaleza en sí misma también fue un problema. “Recuerdo una locación en Calama que quedaba a dos horas y 30 minutos para ir y lo mismo para volver, sumado a las tormentas de arena que a veces se levantan. El sur mojado, nos recibió con lluvias y viento”, rememora Zoccola.

Pese a los desafíos, Inés del Alma Mía terminó de grabarse en el tiempo presupuestado, y el magnífico resultado podrás verlo desde el 14 al 17 de septiembre por las pantallas de Chilevisión.