2021 seco y cálido: Ranking con los 7 hitos meteorológicos que marcaron el año en Chile - Chilevisión
Click acá para ir directamente al contenido

2021 seco y cálido: Ranking con los 7 hitos meteorológicos que marcaron el año en Chile

Aguaceros y tormentas eléctricas en verano; inviernos cada vez más cálidos y menos lluvioso, marejadas, tornados, incendios, olas de calor, son parte de los fenómenos y las consecuencias que se reiteran cada vez con mayor frecuencia e intensidad.

Martes 28 de diciembre de 2021 | 19:41

Por Alejandro Sepúlveda Jara

La megasequía, que completa 13 años consecutivos, es el gran problema climatológico con el que debe lidiar Chile. De hecho, nunca en su historia, el país había padecido un periodo tan prolongado con falta de precipitaciones.

Más allá de esto, queremos resaltar los hechos meteorológicos y sus consecuencias que marcaron 2021. Para ello hemos preparado este listado con los 6 fenómenos que más sorprendieron al país durante el año viejo.

Invierno súper seco y cálido

Santiago registró el invierno más cálido en 72 años con una temperatura máxima que promedió 18,5 °C, es decir, 2,5° por sobre el promedio normal para la época que es de 16 ° según la Dirección Meteorológica de Chile (DMC).

Además, fue el invierno meteorológico menos lluvioso en 23 años, alcanzado sólo 41,4 milímetros de los 205 normales para la fecha que abarca los meses de junio (22,3 mm), julio (0,6 mm) y agosto (18,5 mm).

A esto se agrega la falta de nieve con déficits superiores al 90% en la cordillera andina de la zona central.

En general 2021 fue un año más seco de lo habitual dentro de la megasequía, tanto así, que se transformó en el menos lluvioso en la historia registrada de Concepción y Valdivia, y el cuarto más seco desde 1950 a la fecha en Santiago. Salvo en las regiones de Arica-Parinacota y Tarapacá, todo el resto de Chile termina el año con un déficit de precipitaciones que promedia 55%.

Hipersequía 2021 

Tormentas de verano

Ni siquiera el invierno dejó una lluvia tan abundante en la zona central como la caída durante el 29 y 30 de enero. Santiago acumuló 40 milímetros y, de hecho, se alcanzó el récord con las precipitaciones más copiosas en 24 horas para enero desde que hay registros.

Aluviones, casas destruidas, personas damnificadas, caminos cortados, inundaciones, hogares sin energía eléctrica, dificultades en el tratamiento del agua potable y un largo etcétera fueron parte de las consecuencias que dejaron las tormentas de verano.

La llegada de un sistema frontal hasta latitudes inusuales para la estación, la posterior presencia de una baja segregada y, además, el aporte de un río atmosférico, se sumaron para dejar caer un aguacero con altas temperaturas.

La responsabilidad del cambio climático en las lluvias de verano.

Granizos gigantes

El pasado fue un verano movido, de hecho, relacionado con lo anterior es que una enorme granizada afectó parte de la zona central y, especialmente, la región del Maule ante el desarrollo de nubosidad vertical “alimentada” por la gran cantidad de humedad en el ambiente y el calor.   

“Nunca había visto en la zona central del Chile granizos del tamaño de los que han caído en últimamente”, afirmó entonces Luis Salazar (65), profesional de la Dirección Meteorológica de Chile (DMC) con respecto a la dimensión de los pedriscos recibidos.

Diluvio y grandes granizos: "La normalidad climática ya no existe".

Olas de calor

En el mundo son cada vez más frecuentes, intensas y prolongadas las olas de calor, es decir, eventos de temperaturas máximas extremas que se prolongan, al menos, por 3 días.

A la sequía y la escasez hídrica, en Chile las olas de calor marcan incluso los meses de invierno. Este año viejo se inscribió como el cuarto con más de estos episodios en Santiago al registrar 8. A nivel nacional, según loa datos DMC, el primer puesto de olas de calor lo comparte Futaleufú y Cochrane con 12 episodios.

Incendios nefastos

La escasez hídrica, las altas temperaturas y los vientos se confabulan para facilitar la propagación de los incendios forestales los que, este año, alcanzaron sectores habitados. Sólo en diciembre hemos visto voraces siniestros en Chiloé y, en desarrollo, hay extensos focos sobre el centro-sur que ya han consumido más de 23.000 hectáreas causando estragos en sectores habitados de Quillón en Ñuble.

Lo anterior cerró un año que comenzó con un siniestro en enero que consumió 4.000 hectáreas de vegetación y también hogares en Quilpué, región de Valparaíso.

Situación diaria de incendios forestales

Temporada de tornados

Los expertos ya hablan de una temporada de tornados en Chile, la cual se concreta durante el otoño. “La plaza desapareció” afirmó el alcalde de Toltén (La Araucanía) tras el paso de una tromba marina que dejó más de 50 árboles caídos e incluso provocó un incendio.

Además, hubo testimonios también de otros fenómenos similares en Tucapel (Bío-Bío) y Chiloé (Los Lagos).

Reportan tornado en Tucapel.

Marejadas anormales

Las marejadas, calificadas como anormales por su magnitud, causaron estragos en la costa del centro-sur durante junio, por ejemplo, anegando la longa pesquera en San Antonio y Rapa Nui.

Según los datos del Centro Meteorológico Marítimo de Talcahuano, mar adentro las olas más altas alcanzaron 10 metros.

Olas de casi 4 metros en la costa centro- sur. 

Aguaceros y tormentas eléctricas en verano; inviernos cada vez más cálidos, menos lluviosos y con poca nieve, marejadas potentes, tornados frecuentes, incendios voraces, escasez hídrica, olas de calor, en fin, son parte de los fenómenos y las consecuencias que se reiteran cada vez con mayor frecuencia e intensidad en los resúmenos meteorológicos en Chile.