Reciclar no es el remedio: Advierten sobre “falsas soluciones” para la “omnipresente y persistente” contaminación por plásticos - Chilevisión
Click acá para ir directamente al contenido

Reciclar no es el remedio: Advierten sobre “falsas soluciones” para la “omnipresente y persistente” contaminación por plásticos

Se reveló que existe presión de los gobiernos para alterar los informes científicos sobre cambio climático a días de la COP26. Además, pese al compromiso de reducir las emisiones de carbono, siguen produciendo gran cantidad de combustibles fósiles.

Viernes 22 de octubre de 2021 | 18:10

Por Alejandro Sepúlveda Jara

¡No más plásticos de un solo uso, por favor! “Una reducción drástica del plástico innecesario, evitable y problemático es crucial para enfrentar la crisis global de contaminación”, advierte el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

El estudio confirma que la contaminación por plásticos es una amenaza creciente en todos los ecosistemas, desde su origen hasta que termina como basura en el mar, resaltando que la presencia de estos desechos en los océanos se duplicará para 2030 “con consecuencias nefastas para la salud, la economía, la biodiversidad y el clima”.

Los autores rechazan la opción que el reciclaje sea una salida a esta crisis. Además, advierten sobre las alternativas dañinas a los productos de un solo uso, como los plásticos de base biológica o biodegradables, representan una amenaza química similar a los plásticos convencionales.

Los plásticos son el 85% de los residuos que llegan a los océanos y se proyecta que para 2040 los volúmenes de este material se triplicarán. El estudio concluye que es necesario un cambio hacia enfoques circulares, incluyendo prácticas sostenibles de consumo y producción, el desarrollo y la adopción rápida de alternativas por parte de las empresas, y una mayor conciencia de los consumidores.

¡Caraduras!

Pese a que el 99,9% de los artículos científicos del mundo concuerdan en que el cambio climático acelerado es producido por la actividad humana, pese a que los expertos advierten que de seguir a este ritmo a fines de siglo la temperatura media del planeta subiría 5 °C en comparación con la era preindustrial, pese a que nos encaminamos hacia la sexta extensión masiva del planeta (seres humanos incluidos), pese a la emergencia climática y ecológica que ya padecemos, pese a todo; los tomadores de decisiones nos engañan con un descaro increíble.

A días de la Conferencia sobre Cambio Climático (COP26) en Glasgow, Escocia (31 de octubre al 12 de noviembre), BBC News reveló por medio de una filtración de documentos que países como Arabia Saudita, Japón, Australia, India, China, Noruega, Argentina y Brasil le “piden a las Naciones Unidas (ONU) que minimice la necesidad de dejar de usar rápidamente los combustibles fósiles”.

“También muestra que algunas naciones ricas (Suiza, por ejemplo) están cuestionando el pagar más a los estados más pobres para ayudarlos a adoptar el uso de energías más limpias”, detalla el medio británico.

Las filtraciones consisten en “más de 32.000 presentaciones realizadas por gobiernos, empresas y otras partes interesadas al equipo de científicos que compila el informe de la ONU diseñado para reunir la mejor evidencia científica sobre cómo abordar el cambio climático”, consigna la publicación.

Frente a estas filtraciones, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) comunicó al medio británico que “nuestros procesos están diseñados para protegernos de los grupos de presión de todos los sectores".

¡Demasiado caraduras!

La revelación se dio a conocer luego de un nuevo estudio de la ONU, el cual advierte que “los gobiernos proyectan un aumento colectivo de la producción mundial de petróleo y gas en las próximas dos décadas, a pesar de haber elevado sus compromisos climáticos para limitar el calentamiento de la Tierra a 1,5 °C”.

El informe anticipa que los planes y proyecciones de producción de los gobiernos supondrían un 240% más de carbón, un 57% más de petróleo y un 71% más de gas en 2030. Es decir, un 110% más de combustibles fósiles de lo que sería coherente para alcanzar el objetivo de limitar el calentamiento en 1,5 °C.

El documento precisa que los países del G20 han destinado casi 300.000 millones de dólares en fondos adicionales a actividades de combustibles fósiles desde el comienzo de la pandemia del COVID-19, una cantidad superior a la que han asignado a energías limpias.

Ni el clamor ciudadano ni la evidencia científica son considerados por los tomadores de decisiones de las principales potencias del mundo, precisamente, los mayores responsables de emergencia climática y ecológica que padecemos y que, a este ritmo, nos conduce hacia la sexta extensión masiva. Gracias por eso y más, ¡caraduras!