Fernanda Salinas y plantaciones forestales en Chile: “Pueden llegar a ser sostenibles, pero no de la forma en que trabajan en la actualidad” - Chilevisión
Click acá para ir directamente al contenido

Fernanda Salinas y plantaciones forestales en Chile: “Pueden llegar a ser sostenibles, pero no de la forma en que trabajan en la actualidad”

La Doctora en Ciencias explicó la diferencia entre los bosques y las plantaciones forestales. En Chile, más de 3 millones de hectáreas están cubiertas por especies arbóreas exóticas, principalmente, pinos y eucaliptos.

Jueves 7 de octubre de 2021 | 18:06

El bosque nativo protege cerca de 14,4 millones de hectáreas en Chile, mientras que las plantaciones forestales utilizan un poco más de 3,1 millones de hectáreas; de acuerdo con las cifras de la Corporación Nacional Forestal (Conaf).

En cuanto a las especies nativas, las más abundantes en el país son la lenga y el bosque siempreverde con cerca de 6 millones de hectáreas. Le siguen el roble, el raulí y el coihue con 1,6 millones de hectáreas y, un poco más atrás, se ubica el bosque esclerófilo con 1,3 millones de hectáreas.

En cuanto a las plantaciones forestales, sin duda, la delantera la tiene el pino con más de la mitad de la superficie ocupada por las especies exóticas, seguido por el eucalipto. El 77% de las plantaciones forestales de Chile se ubican en las regiones de Maule, Bío-Bío y La Araucanía. La mayor superficie de plantaciones forestales en el país pertenece a dos empresas: Arauco del grupo Angelini y CMPC del grupo Matte.

Bosques versus Plantaciones

“Un bosque es una comunidad biológica en dónde dominan los árboles, pero que está compuesta por muchas otras especies como las aves, los anfibios, los réptiles, los mamíferos, los insectos, la vida en el suelo y bajo él, los microorganismos, los hongos, las plantas, los frutos, etc. Los bosques, como comunidad biológica, tienen cerca de 390 millones de años”, aclara la Doctora en Ciencias con mención en Ecología y Biología Evolutiva, Fernanda Salinas.

Luego añade que “dependiendo de sus características, los bosques albergan diversas especies en su composición. Estas interactúan en un proceso coevolutivo, es decir, hay una relación en dónde las especies evolucionan en conjunto y en interacción, por lo que las transformaciones de unos afectan a los otros y, finalmente, a la comunidad completa”.

En cambio, “las plantaciones no son bosques, ya que no tienen esta historia evolutiva y no generan una interacción entre las especies. Las plantaciones forestales son una actividad productiva. Los pinos son originarios de Norteamérica, mientras que los eucaliptos, de Australia y son plantados en Chile con un fin comercial”, afirmó Fernanda Salinas en Econexión (todos los miércoles a las 19 horas) a través del Instagram de CHV Noticias.

Del DL 701 a los mega incendios

El Decreto Ley 701 (1974-2012) “incentivó la forestación de cualquier especie arbórea con recursos del Estado, ahí estuvo el problema porque no apuntó hacia las especies nativas, por lo que se eligieron el pino y el eucalipto. La iniciativa original buscaba plantar en suelos erosionados. En un principio no tuvo fines comerciales, pero rápidamente se dieron cuenta que era un buen negocio y el Estado lo siguió financiando pese a que se reemplazaron bosques nativos por plantaciones. Eso está demostrado”, sostuvo la Doctora.

Según Fernanda Salinas, “después de los trágicos incendios de 2017 se promovió otra vez el incentivo a las plantaciones forestales, supuestamente, en áreas que ya estaban plantadas y que se habían quemado. Pero no fue así, ya que también se financiaron zonas que no tenían nada al momento de los incendios y se plantaron pinos mediante licitaciones elaboradas por Conaf. Incluso esto pasó en zonas en dónde había bosque nativo, por ejemplo, en las Dunas de Arauco con la sustitución de vegetación nativa por plantaciones promovidas por Conaf”.

Ante estos hechos, la científica reunió los antecedentes del caso e “hice la denuncia a Contraloría a comienzos de este año, así es que estamos a la espera de su pronunciación. Además, a través de Corfo existen fondos para financiar la actividad forestal. Por eso, habrá que ver qué dice la Contraloría, porque no existe una ley para que el Estado financie las plantaciones forestales. La única que permite algún financiamiento es la Ley de Bosque Nativo”, subraya.  

¿La industria forestal puede ser sostenible?

“Pienso que podría llegar a ser sostenible, pero no de la forma en que trabajan en la actualidad. Porque tienen tasas de cosecha extremadamente rápidas. En 20 años tienes una plantación de pino y una cosecha. Si dejaran las plantaciones por más tiempo y protegieran los cursos de agua con vegetación nativa podríamos tener un escenario con madera de calidad y un impacto ecológico menor”, sostiene la Doctora en Ciencias.  

Para ella, “la forma en que actualmente opera la industria forestal en Chile no es sostenible y por eso es necesario que ingrese al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA)”. Para ello se debe modificar la Ley 19.300, trámite que se encuentra en trámite parlamentario.