Israel Palestina: La Tragedia de los Cristianos de Oriente


¿Cómo es la vida para los cristianos que día a día deben cruzar el muro que separa Belén de Jerusalén? Recorrimos Nazaret, Hebrón, el mar Muerto y Tel-Aviv encontrando testimonios llenos de emoción e impacto.

Quizás nunca en la historia de las grandes negociaciones diplomáticas, dos partes en conflicto permanentemente han avanzado tan poco o más bien nada ¿Cómo puede ser que después de 70 años de transacciones, de seis guerras, de destrucciones masivas, de ciudades, de escuelas, de infraestructura, de despiadados ataques a la población civil, ningún dirigente, ningún político de ambas naciones, haya tenido la suficiente autoridad moral con sus propios pueblos que siguen pagando los platos rotos de tanto odio y venganza?

El gobierno israelita culpa de todos los males de la región a los extremistas palestinos de hamas, de fatah, de la yihad islámica y de todos los otros grupos activos en el área. La autoridad palestina culpa también al gobierno de Israel que continúa arrebatándole sus tierras y que persiste en una empresa de asentamientos y colonias en territorios que deberán formar parte de ese futuro estado palestino.

Dos naciones hermanas que se desangran en un conflicto que parece sinfín. Y entremedio los cristianos, católicos y ortodoxos que abandonan Tierra Santa ¿Cómo es la vida para estos cristianos que día a día deben cruzar el muro que separa Belén de Jerusalén? Recorrimos Nazaret, Hebrón, el mar Muerto y Tel-Aviv a través de un grupo de cristianos y el testimonio llenos de emoción e impacto.

Yo recorro Israel y Palestina de sur a norte, quiero verlo todo para tratar de hurgar en la historia de estas tierras donde nació la civilización cristiana. Aquí donde se entra en los misterios de los lugares santos para todo el mundo occidental.

Quiero mostrarles la Tierra Santa real, desde dentro de los sufrimientos y tragedias de la comunidad cristiana de oriente, para esos miles de cristianos que han sido despojados de todo, que todos los días sufren vejaciones y miserias.

Los palestinos tienen la idea de ser un pueblo olvidado por la comunidad internacional. Muchos se han hecho la convicción de que nunca verán el estado palestino. En el caso de los cristianos la situación es aún peor.

Se estima que antes de la creación de Israel un cuarto por ciento de la población, un 25% de Tierra Santa era de confesión cristiana. A diferencia de los musulmanes, están desde hace años abandonando las tierras santas, abandonando para siempre sus hogares en Jerusalén, en Belén, en Nazaret y han pasado dramáticamente de un 30% de la población a menos de un 2%.