Ir
    Por Ana María Gazmuri | Actriz, Directora Ejecutiva Fundación Daya | 09/06/2017 | 17:21

    Basta de mentiras sobre la marihuana

    La sociedad chilena vive un profundo cambio de paradigma sobre esta planta, dejando atrás el prohibicionismo fracasado. Hoy, en pleno 2017, nuestro país se ha convertido en un referente para el resto de la región. Somos pioneros en materia de investigación, desarrollo y uso medicinal del cannabis. Del mismo modo, en la opinión pública ya es un sentido común el hecho que las políticas públicas deben buscar la defensa de los derechos de los ciudadanos. En el contexto de las primarias presidenciales, se ha gatillado un incipiente debate sobre la regulación del cannabis. Pese a que aún no hemos visto propuestas programáticas acabadas, ya los candidatos han dejado entrever sus posturas al respecto.

    Ambos candidatos del Frente Amplio se han manifestado a favor del auto-cultivo del cannabis, tanto para fines medicinales como para sus otros usos personales, una conducta que es lícita en el marco jurídico vigente. Desde la vereda de la derecha, y con menor claridad conceptual, el candidato Felipe Kast se ha mostrado favorable a regular el uso del cannabis. Por otra parte, el senador Manuel José Ossandón se opone genéricamente a "despenalizar las drogas", siendo particularmente poco preciso en sus dichos sobre la marihuana.

    Sin duda, lo más llamativo y preocupante se observa en las desinformadas declaraciones del candidato Sebastián Piñera. El ex presidente ha señalado que la "legalización genera aumento de consumo" y que los efectos medicinales del cannabis "no están probados". Ambas afirmaciones son falsas, y surge la legítima pregunta sobre si en el origen de estos dichos hay sólo ignorancia, o son el resultado del intenso lobby prohibicionista que se ha desplegado en Latinoamérica. Piñera descansa sus dichos simplemente en supuestas reuniones que él habría sostenido con las cúpulas de las sociedades médicas. Piñera obvia, con sus expresiones inexactas, toda la vasta evidencia estadística, académica y científica disponible que demuestra que regular el acceso y uso del cannabis ha generado mejores resultados en temas de salud y seguridad que el prohibicionismo. Sorprende que, teniendo un doctorado en Harvard, el ex presidente no tenga el mínimo rigor para leer los papers y publicaciones que, todos los meses, se presentan en los más importantes journals académicos del primer mundo.

    Hoy, son miles de pacientes, de todas las edades y estratos sociales, quienes alzan su voz a favor del uso medicinal del cannabis. No es posible que intereses gremiales y corporativos se antepongan a la evidencia y la reflexión. Basta ya, los ciudadanos merecemos rigor y seriedad en esta materia, y Piñera da muestras de carecer de ambos atributos. Basta de mentiras sobre la marihuana.

     

    Destacado

    Más Cartas