Templos: intensa presencia de lo divino