Ir
    14/07/2017 | 11:49

    La esforzada historia de la abuelita tejedora

    Berta se hizo famosas en redes sociales tras su esforzado trabajo para mantenerse vigente y ayudar a su esposo.

    Twittear

    G+

    0

    Una verdadera historia de esfuerzo es la que tiene Berta Rodríguez de 87 años, una abuelita que se dedica a vender calcetas y gorros. Su caso se viralizó en redes sociales, donde se ganó todas las felicitaciones y la admiración de cientos de personas.

    Esta mujer ha dedicado su vida a la familia, trabajando como funcionaria en una farmacia, cuidando niños y siempre preocupada por su esposo y sus cinco hijos. Poco a poco fue descubriendo los dolores del alma, en un accidente perdió a un hijo cuando sólo tenía 17 años. Pese a la tragedia, esta madre siguió adelante y su familia siguió creciendo, hoy tiene 11 nietos, 25 bisnietos y un tataranieto.

    De la preocupación por ellos y ante la pena de una de sus hijas, decidió hacer algo que la entretuviera y que le ayudara a aportar a la canasta familiar, así empezó a tejer gorros, calcetas y pantuflas para venderlas.

    En el 2005, Berta sufrió una trombosis que le ha dejado una secuela en unos de sus ojos, por lo que pide ayuda con unos anteojos para seguir trabajando y así costear también los remedios para la sordera de su esposo de 95 años, el que la bautizó como “la arañita”.

    Un claro ejemplo que sirve para valorar a la tercera edad, demostrando que, pese a que la sociedad muchas veces los margina, ellos siempre están presentes.

    A continuación, te dejamos el teléfono para ayudar a Berta: 

    Imagen foto_00000002

    Video Destacado

    Videos destacados