Ir
    06/07/2017 | 19:22

    3 trucos para saber si dormimos bien (y lo suficiente)

    ¿Sabemos cómo dormimos? Evaluemos nuestras noches y analicemos la calidad de nuestro sueño para saber si necesitamos descansar más y mejor.

    3 trucos para saber si dormimos bien (y lo suficiente)

    Twittear

    G+

    0

    Ciertas mañanas, ¿nos sentimos cansadas y con falta de sueño? Insomnio, estrés, despertadas nocturnas... ¿nos dejan dormir bien? Veamos dónde estamos paradas respondiendo a estas preguntas y no dejemos que los problemas del sueño afecten nuestra salud.

    Diferentes tests para medir el sueño
    Evaluar nuestra vitalidad al despertar. ¿Nos sentimos en excelente estado? Claramente, hemos pasado una buena la noche; disfrutamos entre 6 y 9 horas de un sueño reparador (las horas varían de acuerdo con las necesidades de cada persona). Cuanto más dormimos, más se regenera el cuerpo: ¡se desintoxica la piel y se eliminan las grasas!
    Si, por el contrario, nos sentimos fatigadas, nerviosas o con falta de energía, quiere decir que no tuvimos la mejor de las noches. Y, día tras día, las consecuencias se harán sentir en nuestro ánimo y en nuestra salud. ¡Y en la figura también! Como lo ha demostrado un estudio científico reciente, existe un vínculo entre el mal dormir y el aumento de peso.

    Para ayudarnos en la tarea, respondamos estas preguntas inspiradas en diagnósticos de especialistas: test de Ford, escala de somnolencia de Epworth, cuestionario del sueño de Spiegel... Evaluemos rápidamente nuestra situación personal y saquemos el máximo provecho de estos consejos para mejorar el sueño.

    Pregunta #1 : ¿Todas nuestras noches se parecen unas a otras?
    Para saberlo, ¡llevemos un diario del sueño! Los ritmos de sueño irregulares exigen esfuerzos al organismo, que debe adaptarse a ellos. Aumenta la fatiga. Se alteran los ritmos circadianos. El cuerpo pide energía, la sensación de apetito se hace más frecuente. Para hacer un balance personal, tomemos nota cada día durante una semana al menos de la hora en que nos acostamos, nos levantamos y las eventuales despertadas nocturnas. Tendremos entonces un panorama claro de nuestro ritmo. El ideal es acostarse a horas fijas y respetar un número mínimo de horas de sueño para conservar el estado y la figura del cuerpo.

    Pregunta #2 : ¿Nos hace falta dormir más?
    Prestemos atención a los signos de somnolencia. Una tendencia a la somnolencia revela a menudo problemas de sueño que han pasado desapercibidos. Si durante el día, sin razón, nos da sueño cuando escuchamos música, miramos la televisión, asistimos a una conferencia o viajamos en un transporte público, podemos hacernos la pregunta. Hablemos con el médico y probemos de tomar microsiestas que nos permitirán recuperar las horas de sueño perdidas.

    ¿Y si confiamos el análisis de nuestro sueño a dispositivos conectados?
    Determinar sin ayuda la duración e intensidad del sueño puede resultar complicado mientras permanecemos en brazos de Morfeo. Ronquidos importantes, pesadillas repetidas, agitación extrema durante el sueño deben alertarnos y llevarnos a consultar a un médico si estos problemas persisten. El futuro está en los dispositivos conectados que, asociados a nuestros Smartphones, ofrecen un análisis de la situación cada vez más afilado. Cinta pegada sobre el colchón, sábanas y colchones inteligentes, ampollas y relojes que acompañan el endormecimiento y el despertarse, hasta tapones para los oídos... ¡No se detienen los avances destinados a mejorar la calidad de nuestro sueño!

    Video Destacado

    Videos destacados