Buscar
    Síguenos
    30/05/2016 | 18:54

    Salvé la vida de mi tía y la libré de mi peligrosa hermana

    Raquel tiene 88 años y es la tía de Manuela y Silvia. Es como una madre para ellas, sin embargo no se imagina que una de sus sobrinas más queridas querrá lo peor, para quedarse con sus bienes.

    Twittear

    G+

    Manuela, Silvia y su tía Raquel de 88 años tienen una relación de madre e hija. Sus sobrinas tienen una mirada angelical sobre ella. Ha sido una mujer excepcional durante su vida, sin embargo a su edad algunos piensan que no puede valerse por sí sola y que debe estar en un asilo.

    Raquel sufrió un asalto en su casa del cual quedó muy afectada y debió ser conectada a una máquina para monitorear su salud, sin embargo está en su casa. Pensar en lo peor es una pésima idea y Manuela lo tiene claro, pero Silvia no.

    Silvia es una mujer que tiene otras intenciones. Ella quiere sacar el mayor provecho de la anciana. Busca el momento para darle la eutanasia, pero Manuela está luchando para que su tía esté mejor, pero como la anciana no puede comunicarse no sabe de las intenciones de Silvia, quien está coludida con la pareja de Manuela.

    Ellos están juntos, tienen una relación y buscan dinero. Raquel está luchando por su vida y Silvia quiere quitarse para quedarse con su dinero y bienes. Pero ella no contaba que un perito de la policía que investiga el robo a la anciana realizó la toma de declaraciones, pero Silvia le pidió que se fuera luego de verla y luego encaró a Raquel. "Quiero que te mueras", le dijo a la mujer de la tercera edad.

    Pero todo se destapará y Manuela conocerá la verdad. Manuela vio lo peor, Silvia estaba ahogando con una almohada a Raquel. Tuvo que actuar rápido en desmedro de su hermana. En un certero golpe la dejó en el suelo. La cabeza de Silvia golpeó en una pared y quedó inconsciente.

    La policía quedó al tanto de lo que pasó y le tomó declaraciones a Raquel que, ya repuesta, les dijo lo que sucedía. Silvia y su cómplice quedaron tras las rejas por homicidio frustrado. Hoy Manuela y Raquel se acompañan mutuamente como madre e hija.

    Video Destacado

    Videos Destacados