Buscar
    Síguenos
    05/11/2019 | 22:04

    Daniela Urrizola se refirió a curiosas anécdotas de su infancia

    La conductora del programa Flor de Chile, Daniela Urrizola, realizó varias confesiones sobre su infancia en La Divina Comida que dieron qué hablar.

    La piscóloga y animadora de Flor De Chile, Daniela Urrizola, fue una de las invitadas del último capítulo de La Divina Comida junto a Mauricio Medina, Belén Mora, y Kike Acuña.

    La también panelista de Sabingo llamó la atención durante la noche en su casa al confesar curiosas anécdotas de su infancia que puedes revisar en el video.

    En declaraciones a La Cuarta, Urrizola reveló que "siempre fui fanática de los caballos, me gustaban, pero no sé cuál fue la delgada línea en que me pasé a sentir un caballo. Mi mamá me llevó al psiquiatra por eso, como a los 5 años. Vengo de una familia de doctores, entonces para ellos no estaba satanizado hacerlo, para entender ciertas dinámicas", confesó.

    "Cuando no quería comer comida normal, sino que solo pasto. ahí el psiquiatra me hizo dibujar y llegaron a la conclusión de que era normal, que se me iba a pasar, pero me duró como 5 meses. Los niños pasan por una edad en que ven hasta donde pueden llegar, son súper manipuladores, seguramente no podía obtener algunas cosas y tuve que dejar de relinchar y empezar a hablar" comentó.

    Como consecuencia de sus dichos, Daniela mencionó que "después del programa me hablaron mis compañeras del colegio, que no veía hace siglos y me pusieron en Instagram "cómo olvidarlo".

    Además, la animadora contó que adoptó un nombre de hombre a los 10 años. "Fue más complejo, porque viene de una necesidad, porque en mi barrio, en Concepción, yo era la única niña y habían como 7 niños en el pasaje, yo fui hija única hasta los 10 años, no tenía con quién jugar", dijo a La Cuarta.

    El problema nació a raíz de que "los niños jugaban y yo quería participar, pero cada vez que iba ellos arrancaban gritando "¡nooo, es una niña, corran!", se escondían, "¡No la toquen!" y yo era chica, debo haber tenido 6 años. Un día me dijeron que podía jugar, pero que no podía ser niña, "tienes que ser niño" y el Jorge verdadero me dijo: "tú te llamas Jorge ". Yo estaba feliz" confesó.

    "Cuando una tía me preguntó mi nombre y dije "Jorge", mi mamá me dijo, "no, usted se llama Daniela" y fue una pelea. De ahí vuelta a la psiquiatra, de nuevo era algo normal, le dijo a mi mamá que me dejara, porque lo hacía por necesidad, para poder jugar. En mi casa yo jugaba a las muñecas y cosas de niñas, aunque siempre me gustaba jugar a la pelota, subirme a los árboles",declaró.

    Como consejo y gracias a a sus conocimientos como psícologa, Daniela Urrizola es enfática en que "Hay que estar atentos a los niños, pero hay que dejarlos que se desenvuelvan en la vida, porque eso te hace ser un adulto no tan de cristal, porque las experiencias son las que te dejan herramientas para superar otras cosas. Lo veo como algo positivo más que como bullying. Es bueno que los papás se orienten con un profesional, porque no todo está en internet, sabemos del espectro autista; por ejemplo, temas que se han sabido siempre, pero que no estaba tan a la mano esta información. Los papás se ponen en alerta rápido, lo bueno que ya no es cómo corregimos, sino que cómo ayudamos. La medicina es la que ve todo estos temas, y la gente lo ve mal, porque asocia medicina con enfermedad y no es así, no son enfermedades, son condiciones con las que tú naces", concluyó.

    Video Destacado

    Video Destacado