Ir

    Twittear

    G+

    0

    Publicado : 27/04/2017 | 19:27

    Entrada 9

    Té para tres

    En la Islita solíamos caminar un largo trecho para ir en busca de las provisiones. Teníamos algo de nómades, aunque también de sedentarios cuando nos quedamos en la casita por horas tirados en la cama, sólo mirándonos. Como ese día, que no paraba de llover. Y mi vientre que no dejaba de darme señales de que cada día creía más.

    Toqué mi panza con disimulo y miré hacia un costado para que Felipe no advirtiera mi sollozo, pero no hubo caso. Me dio un beso en la cabeza, se levantó de mi lado y sin dudarlo puse a calentar el té en esa pava, estilo samovar, que conseguimos en un pequeño mercado a orillas del río.

    -Gracias.-le dije.

    -¿Por el beso o por el té?

    -Por todo.-le contesté.

    -No quiero que muevas un pelo acá, no conmigo. Y menos ahora.

    Su cuidado repentino me tomó por sorpresa.

    -¿Ahora?- respondí.

    –Sí, no reniegues de mis palabras que yo de vos me enamoré en un “ahora”.

    -¿En una hora? Yo tardé mucho menos.- le dije, siguiéndole el juego.

    Felipe se recostó nuevamente a mi lado. Suspiré.

    -¿Por qué lo hacés?-le pregunté.

    -Porque te amo.

    Un silencio nos envolvió de pronto. No pude decir nada, me costaba hacerlo.

    -Algún día vamos a tener que hablarlo, Euge.

    El ruido del agua hirviendo nos interrumpió. Felipe fue a apagar el fuego, y me sirvió el té. Pero yo no pude tomarlo. No en ese momento.

    AVISO: MENSAJES DESACTIVADOS

    Destacado

    Web Blog

    Entrada 12

    Voyeur

    Entrada 9

    Té para tres

    Entrada 4

    Febrero mío

    Entrada 3

    La puerta roja

    Entrada 2

    Al filo

    Entrada 8

    La Islita